lunes, 15 de octubre de 2012

Vian & el señor Monopoly.



Llevábamos ya un rato hablando, pero no lográbamos acuerdo alguno. Es decir, el señor Monopoly insistía en que yo debía ayudarle a limpiar su imagen y yo -que apenas lo creía real-, no entendía de qué mierda me hablaba.

-Yo no tengo la culpa de nada –decía-. Yo solo observo, dirijo, pongo reglas… Todo lo demás es problema de ellos…

-¿A qué se refiere? –insistía yo-. No logro entenderlo…

-Digo que la culpa es de ellos… nadie los obliga a comprar… ellos podrían dar vueltas simplemente y acrecentar su ganancia… y su experiencia… ¡No es justo que me culpen a mí!

-¿Y usted quiere que lo ayude…?

-Sí. ¡No sé cuántas veces quiere que se lo pida…! Quiero poner las cosas en su sitio… es cuestión de justicia, nada más…

-¿Pero qué objetivo puede tener lo que usted busca…?

-Es que usted no sabe, Vian…-dijo sollozando, cada vez más nervioso-. No sabe qué se siente cuando te miran de esa forma… ¡Son ellos los que quieren poseer! ¡Son ellos los que quieren tenerlo todo…! ¡Jugar a tenerlo todo!

El señor Monopoly gritaba desesperado, mientras se tiraba el bigote.

Yo le ofrecí un vaso con agua.

-Yo los entiendo… -dijo entonces, más calmado-. Yo también pasé por eso… compré, vendí, caí en la cárcel… pero creo que he aprendido con el tiempo…

-¿A qué se refiere?

-A que yo pagué las consecuencias… yo entendí… ganar el juego es aquedarse solo, Vian… no es justo que vean en mí justamente lo contrario…

-Pero su imagen promueve justamente eso… -intenté explicarle-, el dinero, el poder económico, la posesión de bienes…

-¡Los bienes no se poseen, Vian! ¡Nada se posee, realmente…!

-Pero usted es el señor Monopolio.

-Sí, Vian… pero mi monopolio es otro.

-No entiendo.

-Me refiero a que el único producto que realmente no tiene sustituto y sobre el cual tengo monopolio, soy a fin de cuentas yo mismo.

-¿Usted?

-Claro… ¿qué otra cosa podemos comercializar si no somos nosotros mismos…?

-No sé… una casa, un terreno…

-No –me interrumpió-. Siempre habrán más casas, líneas de trenes, terrenos… ¡Si hasta los servicios se renuevan…! Lo único sobre lo que tenemos monopolio somos nosotros mismos.

-Pero y eso… ¿les interesará a los otros?

-No tiene por qué interesarles –replicó-. Basta con que nos preocupemos por nuestro valor, por acrecentarlo, me refiero, pero como un asunto personal… ¡Yo no tengo la culpa si ellos quieren mantenerse en el juego!

-Pero usted quería que yo limpiara su imagen… que lo ayudase en una supuesta campaña…

-Sí. Eso quiero –señaló-. Pero no es solo por mi imagen… es porque si yo no soy el culpable de lo que les ocurre… quizá hasta puedan corregir algunas cosas… descubrirlas a tiempo…

-Pero usted mismo dijo que ponía las reglas…

-No hay reglas que valgan para otros, Vian… El verdadero juego es revelarse, salvarse de un modo distinto que no sea la posesión…

Los ojos del señor Monopoly brillaban, mientras hablaba.

-¿Sabe cuántas veces gané la lotería, Vian? ¿Sabe cuántas veces el Banco me ha dado un saldo a mi favor? ¿Sabe cuántas veces he pagado por la educación de mis hijos? ¡Todo eso es pura mierda…! ¡Eso no cambia realmente la vida de nadie…! ¡Eso nos hace seguir por un mismo camino que da vueltas…!

-Pero usted… usted representa eso…

-Yo estoy obligado… yo soy el que observo, el que dirijo y hasta el que pongo reglas… pero si entrego finalmente lo mío, será otro el que cargue con ese infierno… Por eso usted tiene que decirles, Vian.

-¿Qué les digo?

-Que dejen de jugar… que ninguna de esas cosas cambia nada cuando el camino no es propio…

-¿Ni siquiera el segundo lugar en un concurso de belleza?

-Tampoco eso… -dijo sonriendo esa vez-. Dígales que no necesitan avanzar lo que marcan los dados.

Yo asentí.

-Además –concluyó-, dígales que la gran diferencia entre ganar y perder es que nunca puedes ganar todo… pero sí puedes perderlo…

-De acuerdo –contesté-. Les diré que se cuiden de perderlo...

-Usted tampoco lo pierda, Vian –dijo finalmente-. Esto también va para usted.

Yo agradecí el consejo.

1 comentario:

  1. ¡No sé para qué quería tu ayuda, si solo se explica muy bien!
    =)
    Abrazos

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales