viernes, 13 de junio de 2014

Cuestión de estética.


“Si Dios existe
soy inocente”
Teodosio



Nos creemos profundos, pero no vemos más allá de la estética. La estética del amor, de las relaciones humanas o de la conmiseración, incluso. El paisaje armónico, la vida con sentido y hasta los libros delicadamente ordenados en la biblioteca. Todo se resume a la estética. Y claro, como la estética depende de resortes y gustos personales, sucede que finalmente todo revela un ámbito orientado por la satisfacción personal (o en el mejor de los casos, por necesidades individuales). Poco más hay además de esto. Así, por ejemplo, me parece innegable que hasta la protección misma de una especie que se ha vuelto escasa, no tiene otro sentido que el estético. No es algo agradable de aceptar, por supuesto, y no faltara quien hable de nobleza, de fraternidad y recalcará -con ojos llorosos, estoy seguro-, los buenos sentimientos que una acción así refleja. Bien por ellos. Sinceramente bien por ellos. Y es que supongo que de esa misma forma, aquellos hombres se compadecen ante la figura de un niño hambriento o se maravillan ante la naturaleza… o ante los girasoles de Van Gogh. Haga el experimento: ¿Puede usted maravillarse ante los girasoles de Van Gogh? Es decir, ¿puede hacerlo honestamente, más allá de un mero placer estético? ¿Cree que significan algo, ajeno a sí mismos, los girasoles de Van Gogh…? Intente responder aquello… ya verá. Y es que nos creemos profundos, como decía, pero no acostumbramos ver más allá de la estética. Así, incluso ahora, cualquier otra cosa que diga al respecto no será más que una repetición barata. Antiestética, incluso… Yo no soy mejor que nadie, por cierto.

7 comentarios:

  1. De acuerdo en que uno se queda en la estética. Pero la estética es la filosofía de la belleza, y ¿ hay algo más profundo que la belleza? Obviamente no sólo hablo de belleza física. Hablo de la belleza como ética, como lo que está bien. De hecho aunque suene como un simple juego de palabras, estética y ética suelen ir de la mano. La observación de la belleza es la observación de lo bueno, ya sea al mirar la naturaleza o al pensar una idea. Los impresionistas crearon sus obras en base a esto, y es cierto que puede parecer a primera vista una pintura un tanto vacía,pero si lo analizas cada obra arroja cuestiones sobre el propio término de belleza, ¿qué es y por qué lo es? Desde luego, Van Gogh, como culmen del postimpresionismo superó los postulados estéticos en pro de una libertad expresiva que no sólo nos hablaba de lo bello, reflejando su tormentoso mundo interior, pero eso no significa que haya más profundidad, sólo nos habla de otro aspecto de la realidad, de lo que no es bello pero es. La belleza, lo estético es profundo si entendemos profundo como racional o espiritual, porque casi siempre se encuentra en el ojo del que ve.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó...(y no es ironía para confirmar tu planteo jejeje)

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales