martes, 18 de enero de 2011

Vian y los nuevos signos astrológicos.

.
.
Mucha controversia se ha armado estos días por la actualización de las fechas en los signos zodiacales.

Y claro, uno puede escoger los chinos, o hacerse directamente la carta astral o hasta que te lean la mano, si no quiere entrar en discusiones.

Pues bien… ¡esto se acabó! Porque el día de hoy es el inicio de una nueva forma de entender la astrología que ha de revolucionar al mundo entero…

Les presento entonces los nuevos signos zodiacales, puede usted identificar el suyo y por una módica suma, ir pidiendo actualizaciones.


Mitón: (20 de febrero al 21 de marzo)

Los mitones se caracterizan por ser un poco torpes. No son buenos para los trabajos con precisión milimétrica y no es recomendable que elijan la profesión de cirujanos.

De esta misma forma, tampoco podrán nunca escribir su nombre en un grano de arroz, ni podrán acariciar las cosas más pequeñas de la vida, pero podrán, en cambio, amarlas más profundamente que ningún otro.

Y es que los mitones sirven para saludar de lejos, para dar la mano, para dar golpes de aliento o acariciar grandes superficies… por lo mismo, poseen un afecto por los otros que sin duda, es mayor que el profesado por cualquiera de los otros signos.

Son buenos amigos, y saben exigir lo correcto, y en su justa medida. No son pretenciosos y su única vanidad consiste en ser valorados y evitar el olvido de quienes los rodean. Esto, debido a que suelen ser dejados de lado por un tiempo prolongado, generalmente cuando los otros obtienen afecto de otras partes y los mitones parecen temporalmente innecesarios.

Debido a lo anterior, lo que marca realmente la diferencia y la forma de vivir de un mitón, es la fortaleza y claridad que pueda tener para afrontar estos períodos de abandono, pues es tarea de él, aprender que la felicidad es más que afecto, y que el querer, y ser querido, son cosas buenas, por supuesto, pero no son, claro está, las únicas cosas de importancia.


Radiador: (22 de marzo al 21 de abril)

Los pertenecientes a este signo saben emitir calor hacia los otros. No poseen la cercanía y la gracia de los mitones, pero son tanto o más efectivos.

Sin embargo, este calor no lo sacan de sí mismos, por lo que absorben de algún lugar antes de esparcirlo en su ambiente.

Son previsores y pueden llegar a parecer egoístas cuando se trata de dinero, pero lo cierto es que esto se debe más a su talento para la organización, que a otros defectos.

Así, es esta misma organización la que los termina definiendo en relación a los demás signos.

Por el contrario, cuando son cuestionados en esta virtud, -como son un poco “cuadrados” y les cuesta reaccionar ante el cuestionamiento-, suelen volverse irresponsables y gastadores en exceso.

Debido a esta misma naturaleza, les cuesta entender los sentimientos de los otros y los suyos propios, aunque son incluso más vulnerables a sus efectos que los demás.

Son leales y no acostumbran mentir, pero sobre todo, son útiles de una manera que no siempre es bien reconocida.

Por lo mismo -y para terminar-, si no están conscientes de su utilidad, se entristecen fácilmente, sin este reconocimiento.


Estetoscopio: (22 de abril al 19 de mayo)

Queridos estetoscopios: ustedes pueden medir el funcionamiento del corazón de los otros, pero son fríos y sin alma, como un objeto.

Por esto, necesitan de los otros para adquirir temperatura y una vida real y profunda.

Cuando lo hacen, sin embargo, -cuando llegan a establecer este contacto cercano con los otros, me refiero-, llegan a ser tan intachables, correctos, y de buen comportamiento… que asombra.

Son de fácil consejo y les gusta dar más que recibir, y suelen olvidarse de sus propias necesidades.

Poseen además una belleza escondida y una voluntad que, bien dirigida, puede llevarlos a ser realmente constructores de ustedes mismos… es decir, justamente porque son fríos y no les fue dada alma, en un primer momento, pueden (deben) ocuparse de adquirir una temperatura y profundidad específica, y hasta tienen la posibilidad de construirse un espíritu a su propia medida.

Lamentablemente, debido a lo que señalaba anteriormente respecto a olvidar sus necesidades, la construcción de su propio espíritu no es una tarea que aborden mayoritariamente.

Para finalizar, señalar que son profundamente chistosos –aunque algunos se creen serios como un maletín-, y son capaces de alegrar y transformar, con su sola presencia, el corazón de los demás… ¡pero recuerden!: lo primero es preocuparse del suyo. Y hasta construirlo… si no les fue dado.


Bicicleta: (20 de mayo al 22 de junio)

Las bicicletas caen bien y van tocando su timbre de un lugar a otro por la vida. No saben quedarse quietas porque se vienen abajo y les gusta acompañar a los otros y hasta ayudarlos a avanzar durante algunos periodos de sus vidas.

Sin embargo, las bicicletas no saben sentirse mal, por lo que pueden venirse abajo y desmoronarse enteras si se dan cuenta de pronto que andan por la vida sin raíces, y que sus amigos en verdad las han querido como lo que son, y no saben, realmente, como ayudarlos.

Por lo mismo, se retiran de los otros para parchar sus neumáticos y les gusta aparentar fuerza o delicadeza según su estilo propio, por lo que se compran canastos de distintos colores, o se ponen luces y accesorios que suelen ser inútiles, pero hermosos y llamativos.

Lo malo es que a veces las bicicletas van sin mapa, y no les gusta reconocer que no saben el camino. Prefieren buscar y perderse que detenerse a buscarlo.

Por lo mismo, muchas veces se dan cuenta tarde de lo que han dejado atrás, o de lo que han sentido, o hasta del daño o el bien que puedan haberle hecho a algún otro.

Por último, como no saben estar solas, ni quietas, y le temen a la vejez, suelen intentar cambiar de signo en algún momento, y buscan nacer nuevamente, en otra casilla zodiacal.

Ah… se me olvidaba... como les gusta engrasar sus cadenas con chocolates y nutella, y además mantenerse en línea, suelen vivir en contradicción consigo mismas.


Plancton: (23 de junio al 17 de julio)

Si usted pertenece a este signo no se sienta disminuido, ni le dé muchas vueltas a las cosas.

Recuerde que el plancton está vivo aunque no lo parezca y aunque esté en suspensión ahí, al interior del agua, -y no tenga por tanto, un movimiento propio-, quién sabe cuánta distancia puede recorrer, si se deja desplazar a través de ella.

Para los portadores de este signo lo difícil, sin embargo, es llegar a saber quiénes son. Es decir, conscientes de la necesidad de definirse, debido a un anhelo de transparencia y de necesidad de luz, los portadores de este signo vivirán siempre alterando su nivel de profundidad y en una búsqueda constante de sí mismos.

El problema, claro está, es que de tanto buscar el plancton sufre, aunque no lo sabe, y en su afán de búsqueda muchas veces termina por dividirse infinitamente hasta no encontrar una respuesta.

Por último, los plancton, si bien viven en comunidad, necesitan saber quiénes son para asumir su debilidad de una forma distinta. Nunca llegarán a ser fuertes por sí mismos, pero podrán acceder a lugares y a conocimientos que les son vedados a los otros signos, y, de no confundirse en las proporciones ni hacer demasiados cajones en sus muebles para guardar los significados, pueden llegar a desarrollar plenamente su virtud: el conocimiento errante y transparente… puro, pequeño y escondido, como el grano de mostaza.


Ralladura de limón: (18 de julio al 21 de agosto)

Puede sonar pesado, pero su signo suena más simpático de lo que realmente son. Y es que son de genio difícil los ralladura de limón. Pueden resultar amistosos por años y luego sorprendernos con un enojo difícil de explicar y desconocer aquello que se había cultivado largo tiempo.

Les atraen las discusiones y les gusta participar aunque sus argumentos, que apelan principalmente a la justicia, suelen ser algo antojadizos y poco objetivos.

Son además buenos emprendedores y les gusta parecer siempre dignos, aunque se estén ahogando un poco, como el video de no surprises.

No se preocupan mucho de la estética aunque les encanta ser admirados y resultar atractivos para los otros. De hecho, es éste, su gran afrodisiaco.

No son tan inteligentes, como creen serlo, pero da lo mismo decírselo, porque son seguros de sí.

Coleccionan en secreto cosas “lindas” que no muestran a nadie y valoran de gran forma los recuerdos.

El peligro para ellos es vivir una vida aparentemente completa, pero que los deja en el fondo sintiéndose un poco tibios.

Por lo mismo, y por último, son potencialmente infieles, aunque no lo saben, o intentan desconocerlo.


Choclo lampiño: (22 de agosto al 21 de septiembre)

Son chistosos para los otros, pero desconocen su propia gracia. No les gusta aceptar que son extraños y quieren ser vistos como cualquier otro, pero no lo logran.

Quizá por lo anterior, son muy valorados por los otros signos y su compañía es vista como presagio de buena suerte.

Tienen los ojos brillosos y se sorprenden fácilmente. Son positivos y describirlos suele arrojar largas listas de cualidades breves aunque poco profundas.

Y es que cuesta saber algo más de los pertenecientes a este signo más que datos sueltos. Es decir, uno mismo no logra describirlos de otra forma porque aparecen más burbujas desde bajo su personalidad recordándonos de pronto que tienen otras características.

Como algo negativo o de cuidado podríamos señalar que pueden desprenderse de los otros fácilmente y que muy pocas cosas pueden realmente ingresar y alterar su propia esencia.

En este sentido, podríamos decir que son cambiantes, pero imperturbables… ellos viven a su ritmo y cambiarán cuando les sea dado hacerlo.

Por último, señalar que no son rencorosos y que son estéticamente llamativos, lo que les da también un especial atractivo, entre los otros signos.

Ah, y uno no puede mirar más de cinco segundos a un choclo lampiño, sin verse tentado a la risa, o a la alegría sana y profunda.


Ventilador de pie: (22 de septiembre al 17 de octubre)

Son simpáticos de ver, pero suelen producir daño si alguien se les acerca demasiado. Les gusta tener su propio espacio y, sobre todo, sentirse útiles y renovar el aire de un lugar.

Por lo mismo, al tratar de ser útiles, suelen ser desprolijos y poco cuidadosos, y es entonces, cuando dejan de ver a los otros, y viene lo del daño, que advertía en un inicio.

Debido a esto es que la principal tarea de un ventilador de pie es no olvidarse quiénes son los otros… qué necesitan, y estar atentos para saber si tienen que apagarse en algún momento o guardar silencio.

Por contraparte, ellos saben muy bien quienes son, por lo que suelen ser seguros de sí mismos. Aunque puede darse también que este saber quiénes son, los lleve también a sentirse inseguros sobre si son más o menos que los otros, o si los otros los ven realmente, o saben de sus capacidades, con lo que pueden llegar a obsesionarse.

Suelen estar rodeados de gente, pero su interacción con los otros es extraña, aunque sincera.

Lo triste es que suelen ser considerados como objetos por los demás, y, de la misma forma como a veces les sucede a ellos, los otros desconocen sus sentimientos, que en el fondo son tan nobles, válidos e importantes, como los de cualquier otro. Debido a esto, les cuesta ser felices.

Por último, es necesario señalar que tienen un talento escondido que desconocen, y que, por contraparte, es más fuerte que toda su primera personalidad, por lo que al descubrirlo y desarrollarlo, pueden transformarse completamente.


Peroné: (18 de octubre al 20 de noviembre)

Los peroné se entusiasman fácilmente, pero concretan muy poco de aquello que emprenden. De hecho, suelen desistir de aquello que ellos mismos idearon y promovieron en un inicio.

Suelen andar acompañados de personas tibias, que no los muevan demasiado, pues les gusta la idea de una rutina segura, desde la que puedan proyectar algunos cambios.

La necesidad de cambios y de aventuras, en los peroné, es sin embargo, contradictoria. Y es que su naturaleza asimétrica hace que muchas veces sus acciones no se condigan con sus pensamientos, ni qué decir de sus sensaciones.

No lloran fácilmente –no de forma profunda al menos-, y les gusta ver noticias y detenerse en los kioscos ante los diarios y revistas.

No les gusta trabajar salvo en los que ellos quieren, por lo que no son exigentes ni preocupados del dinero, lo que afortunadamente no les complica, porque ante apuros, saben vivir con poco.

Les incomoda asumir responsabilidades a largo plazo, y si lo hacen no esperen que las cumplan, al menos sin tener que recordárselo constantemente.

Tienen muchos talentos, pero a medias y les gusta nadar de espaldas sin exigirse y vivir de una forma similar.

Y claro, pueden pasar así su existencia… pero si su espíritu se triza, o se rompe, las reacciones son totalmente impredecibles, y no cesan de correr en una sola dirección, y con toda su fuerza, desde entonces.


Caracoqueso: (21 de noviembre al 17 de enero)

Son medios pegotes los caracoquesos. Desarreglados y desprolijos, pero son excelente compañía y uno de los signos más leales.

Están siempre listos para ayudar a los otros, aunque a veces prefieren guardarse para ocasiones realmente importantes.

Les gusta el olor a libros viejos y podrían pasar horas mirando un triturador de basura, una lavadora, o un limpiador de vajilla, pues de alguna forma extraña se sienten atraídos por las grasas, la mugre, de la misma forma que por su opuesto, la limpieza.

Coleccionan cosas viejas y le temen un poco al presente. A veces intentan apurarlo para que se convierta en pasado y puedan quererlo como algo ya hecho, o lo alejan demasiado de sí para transformarlo en un proyecto que puede o no realizarse en el futuro.

Les gusta arrancarse de los otros y dejar su aroma esparcido, aunque ellos desconocen su propio aroma.

Por lo anterior, a veces tienen temor a resultar insípidos, y se asustan de no tener gracias especiales, lo que por lo demás no es cierto.

Les gusta actuar de sí mismos, pero no serlo, porque dicen que así se sufre menos.

Por último, les gusta celebrar los cumpleaños de los otros, pero no los propios, y se cansan rápidamente de estar acompañados.


Puente colgante: (18, 19 y 20 de enero)

Es el signo más breve de todos los de este nuevo zodiaco. Muy pocas personas lo poseen y de hecho yo aún no conozco a ninguna.

Se dice, sin embargo, que son de una fragilidad firme, y que su naturaleza sirve para transformar a los otros, es decir, para ayudarlos a pasar desde un extremo a otro de ellos mismos.

En su vida personal son misteriosos y cuentan mucho de sí, pero en el fondo nada de lo que realmente les interesa que descubran.

Por lo demás, suelen adquirir las características de las personas que cruzan por ellos. No tienen un tipo de letra fija y su firma les sale casi siempre de una forma distinta.

A veces se quedan largo tiempo mirando su dormitorio como si quisiesen cambiar algo, pero al final casi nunca se deciden. Lo mismo les sucede si se miran a sí mismos, o la vida que están viviendo.

Por último, suelen morderse los pensamientos, como si se tratase de la lengua.


Calcetín con deditos: (21 de enero al 19 de febrero)

Son simpáticos, tiernos, bonitos, pero tienen algo en sí que los hace ser también un poco incómodos. Si usted pertenece a este signo posiblemente cuestione su utilidad, y hasta su propia existencia y puede escoger entonces entre la tristeza de saberse (creerse) inútil, o gozar de su naturaleza distinta y simpática.

A veces, debido a lo anterior, y para justificarse a sí mismos –su naturaleza dada, me refiero-, suelen aparentar ser más superficiales de lo que realmente son, todo con el fin de llamar la atención entre los otros, aunque, en el fondo, aspiran a llegar a ser queridos por algo más que su apariencia.

Sus relaciones no suelen llegar a ser duraderas, porque sus sentimientos, si bien son profundos, posaron sus raíces en arena, o en algodones, como las plantas experimentales, que hacen los niños en los colegios, y pueden, por lo tanto, soltarse fácilmente.

Si esto le ocurre, no deben sentirse culpables, o serán como esas personas que se disculpan al estornudar y olvidan que se trata de algo involuntario.

Además -y este es un plus que tienen debido a su simpatía-, pueden amortiguar, si lo desean, el sufrimiento que para los otros suele causar su efímero comportamiento sentimental.

Por último, y esto lo doy como un dato pequeñito, pero de cuidado, esconden dentro de sí, cierta atracción por el suicidio, y la vida se les escapa de pronto de las manos, como un volantín.
.
______________________

*** Si a alguien le gustó más otro signo, puede cambiarse libremente, previa consulta con el astrólogo de turno.
.

6 comentarios:

  1. Me siento identificada con su horóscopo, Vian, pero sobre todo querida.
    Aunque creo que eso también le pasa a los otros signos.
    ¿Será ese el secreto de su horóscopo...?

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, decir que soy puente colgante y hay algo de mi ahí =)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Soy Peroné
    y sí puede que tengas razón.
    Pero también me siento identificada con Plancton, Puente Colgante y sólo con una característica de rayadura de limón: "Coleccionan en secreto cosas “lindas” que no muestran a nadie y valoran de gran forma los recuerdos."

    ResponderEliminar
  4. Yo soy "Ralladura de limón" & pega un poco conmigo pero no del todo. Me siento mejor siendo Leo & Perro, del horóscopo chino. Además ¿No era que el cambio de signos afectaba a los que habían nacido a partir del 2009?

    ResponderEliminar
  5. Yo soy calcetín con deditos, y lo que dices es de las cosas más lindas y más certeras que me han dicho.
    F.

    ResponderEliminar
  6. Plancton. Emocionante definición, no sabe hasta qué punto. Saludos Vian...

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales