jueves, 20 de enero de 2011

Donde está hoy día el rostro del buen Dios.

.

“¡Ellos no eran lo bastante fuertes para eso!

Creían que Dios era complaciente…”

Deseo bajo los olmos, Eugene O´Neill.

.

I.

.

El Dios que complace multitudes

Tiene su rostro impreso

En cajas de cereal de miel

Y chocolate.

.

Sus ojos,

Casi humanos, en el cartón,

Se muestran claros y serviciales

Y observan sin exigir ni castigar

A quien los mire.

.

Tal vez por esto,

Los niños lo sienten hoy

Como un anciano bondadoso

Y hasta le piden de vez en cuando

Que les cuente alguna historia:

Una batalla, ojalá,

Le dicen

O un hecho sobrenatural.

.

Pero lo cierto es que este Dios de multitudes

No es de modo alguno

Similar a esas musculosas figuritas de acción

Que vendían antaño,

Y los hechos que puede contar

Son siempre carentes de enfrentamientos

E inclusive, de milagros.

.

Así, las figuras que vienen en cada caja

O que pueden cambiarse con tres tapitas de coca cola

Más una módica suma,

Lo presentan despreocupado:

Sentado sobre una nube,

O una montaña,

O recostado sobre la copa

De un árbol frondoso

Y siempre verde.

.

Por otra parte,

Los creadores de la campaña

Sacan cuentas alegres,

Pues estiman que en los hogares

De clase media y más

-que son en definitiva los grupos

Que pueden tener hogares propiamente tales-

La figura del buen Dios ya se ha instalado,

Y su rostro

Y sus productos asociados

Han pasado a ser tan inamovibles

Como un miembro más de la familia.

.

.

II.

.

¿Quién pensaría que hace apenas unos años

Aún se hablaba de delincuencia?

.

¿O de pobreza extrema?

.

¿Quién creería que en países latinoamericanos

Aún había indigentes,

O personas que no tenían oportunidades de surgir

Si así lo querían…?

.

Y es que la fundación del Rostro del buen Dios

Ha permitido dar un vuelco en todo esto,

Y el 2% de ganancias destinado a la erradicación

Del segmento social más bajo

Permite que hoy en día, todos gocemos

De una sociedad como siempre quisimos:

Limpia, pulcra… pero sobre todo justa…

Y en compañía del buen Dios.

.

.

III.

.

Llegar a esta perfección no ha sido,

Sin embargo,

Algo fácil.

.

Y fueron muchos los planes

Que se debieron coordinar,

Para que la figura de un Dios castigador,

Exigente y opositor incansable

De lo que en su tiempo

Se conoció como pecado,

Pudiese ser abolida.

.

¿Y es que quién hubiese tolerado antes

La figura de un Dios,

Tendido entre unas palmeras,

Disfrutando una cerveza

Aunque fuera de bajo contenido alcohólico?

.

¿O quién no hubiese

Elevado el grito al cielo,

Si hubiese visto al Cristo

En zunga caribeña

Bronceándose en una playa de Cancún,

Tendido en posición de cruz?

.

Pues bien,

Todo esto y más,

Es lo que ha hecho posible

La presencia del amable Rostro de Dios

Que Gran Compañía Transnacional

¡Nuestra compañía!

Ha instalado entre nosotros.

.

.

IV.

.

Es por eso que vengo hoy a pedirles,

A todos aquellos pequeñísimos grupos que,

Comandados por gente irresponsable y guiadas aún

Por un paradigma absurdo y obsoleto,

Desistan de sus mínimas, pero molestas manifestaciones,

Y se detengan a mirar por diez segundos

El rostro del buen Dios,

Y cambien su actitud

Y hasta su alma.

.

Dios no puede querer otra cosa de nosotros,

Como ustedes dicen,

Ni debemos temerle a su cólera

Ni dejar la vida que estamos llevando…

.

Dios es un viejo lindo y bondadoso

Que quiere que seamos felices

Con la vida tal y como

Nuestra querida Gran Compañía Transnacional

La ha diseñado hoy para nosotros.

.

Por lo mismo,

Estamos seguros que este llamado a la cordura,

Y al acatamiento de las correctas normas sociales de convivencia

Será realmente

Todo un éxito.

.

Así que ya saben:

.

¡Apagad las antorchas!

.

¡No detonéis vuestras bombas!

.

Y disfruten de la complacencia

Del Rostro del buen Dios.

.

No lo olviden:

.

¡Una vida nueva

Los espera!

.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales