viernes, 25 de noviembre de 2011

Sobre cómo conseguir aquello en que no se cree profundamente.

.
-Nunca consigo nada en que no crea profundamente –me dijo.

Yo la escuchaba hablar, pero desconfiaba justamente pues sentía que ella creía poco en sus palabras.

-Puede sonar a conformismo –continuó-, o a excusas que se da una para justificar nuestros fracasos, pero lo cierto es que cuando realmente he creído en algo, aquello termina funcionando tal y como yo quiero, sin oponer resistencia…

-Mmm…

-¿Por qué “mmm”…? ¿No me cree?

-No es eso… -intenté explicar-, puede que sea verdad lo que dices, pero siento que la dices sin creer en ella.

-¿Qué digo la verdad sin creer en la verdad?

-Sí…

-¿Y de que sirve creer o no creer si de todas formas es verdad? ¿Acaso creer no resulta al final algo superfluo?

-Mmm… no, no creo. Mira… imagínate un vagabundo que se convierte en millonario…

-¿Para qué?

-Solo imagínatelo… Piensa que encuentra un día una maleta llena de euros, pero el vagabundo piensa que es dinero falso, o de juguete… ¿no sería acaso para él más importante creer en ese dinero que la verdad del hecho de encontrarlo…?

-Puede ser… pero no me refiero a eso. Yo no hablo de la verdad de los hechos, sino de la verdad, a solas…

-La verdad no existe fuera de los hechos –le dije entonces.

Ella se agachó entonces para recoger algo del suelo y pareció recordar algo.

-¿Sabes? –me dijo-, hubo un tiempo que fui scout, y que intentaron convencerme para que me hiciera cargo de un grupo, pero al final, no resultaba ser yo alguien confiable…

-¿Por qué?

-Porque olvidaba todo… los nudos, las recomendaciones… las cosas serias, en el fondo. Y claro, no soy de las que ponen atención, y menos si voy al bosque. Por ejemplo, con las setas venenosas… siempre las confundo y termino comiendo justo esas, y después muero…

-Pero si estás viva…

-Ah, sí… ja,ja,ja es que exagero un poco… pero supongo que se entiende a lo que quiero llegar…

-Pues no estoy seguro… en un momento incluso, con lo de la muerte, pensé que te referías a la reencarnación, o algo así…

-Para nada, la idea de la reencarnación me desagrada incluso…

-¿Por qué?

-Porque nos lleva a la irresponsabilidad… es decir, somos responsables de una vida, de varias no…

-Mmm…

-¿“Mmm” nuevamente…? ¿Puedo saber qué es lo que te enoja?

-No me enojo, ya te dije… pero es que no logro entender de buena forma qué es lo que me estás diciendo…

-¿Y te molestas entonces porque te hago perder el tiempo?

-No… sinceramente no… Además existen mil formas de perder el tiempo… esta no tiene por qué ser peor que otra…

-Sí… no te preocupes por eso y has como yo, que en el fondo estoy alegre…

-…

-Lo que pasa es que el otro día me encontré con Rosine…

-¿Es un antidepresivo?

-Ja, ja, ja… no, es una persona… de hecho es una persona en extremo triste, pero me alegra.

-¿Y por qué está triste?

-¿Cómo?

-¿Qué por qué Rosine está triste?

-Eh… no sé… pero son años, o sea ella es así…

-¿Y nunca han averiguado por qué?

-Eh… no, pero es que eso nos desvía de tema además… y luego ya no puede clasificarse.

-¿Clasificarle?

-Sí, para guardar todo y poder contarles a los otros de qué hablamos, por ejemplo.

-¿Y podrías decir tú acaso, de qué hablamos?

-¿Cómo? ¿De qué hablamos recién…?

-Sí, ¿podrías hacerlo?

-Eh, creo que no…

-¿Y no tomas eso como un fracaso o algo así? –le pregunto algo molesto.

-Pues la verdad es que no –me dice ella, finalmente-. Además, ya te lo dije en un inicio.

-¿Qué cosa?

-Que nunca consigo nada de aquello en que no creo profundamente.

-Esa es tu justificación entonces.

-No… Esa es la verdad, más allá de que tú me creas o no, según tu conveniencia.

(...)

1 comentario:

  1. ...y, es que al verdad no se discute...¿o sí?????
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales