miércoles, 25 de diciembre de 2013

En coma.


El tío de un amigo estuvo en coma tres años. Lo visitaban regularmente, no dieron el caso por perdido. Creo que tenía un plan de salud muy bueno ya que trabajaba en minería, así que al menos, no hubo complicaciones económicas. Despertó solo, sin embargo, y pensó que su familia lo había abandonado. Luego descubrió que no. Necesitó terapias y ayuda para volver a caminar, pero lo cierto es que al cabo de dos meses era como si nada hubiese ocurrido. Apenas le asombró el avance de los celulares y algunos cambios en sus hijos. Nada más. En el trabajo todo seguía  igual. Los vecinos. La tv. El sabor de la cerveza. Aproximadamente a los seis meses de haber despertado, mientras se encontraba de turno en una mina le dio un ataque de llanto. Al parecer, la crisis vino justamente porque nada había cambiado. Escribió una carta donde hablaba de un dolor amargo en el pecho. Los hijos, la mujer, el perro, el trabajo… todo eran idas sueltas en esa carta, cuenta mi amigo. Cosas que no cambian. La luna girando igual que siempre, pero nunca revelando una de sus caras. Algo así como seguir en coma. Creo que frases así decía la carta... El punto es que el tío de mi amigo fue internado y sometido a un largo tratamiento. Era normal, después de todo, explicaba el psiquiatra. Partes de la carta la publicaron en una revista de creaciones literarias que tenían los mineros. Yo no la vi, pero de ahí la conocía mi amigo y había memorizado algunas frases. Aparentemente el tío está mejor hoy en día. Ha vuelto a trabajar y está dejando las pastillas. Parece que eso es bueno.

4 comentarios:

  1. No pude dejar comentario ahí, pero el blues del dueño de Lacoste está genial.

    ResponderEliminar
  2. Curiosa historia; A ratos me sentí como ese tío, como si la vida se hubiera congelado en tres años, como si estar o no en coma no cambiara mucho la historia de la propia vida. Pero después pensé que estaba exagerando, que si hay diferencias, y muchas, como esa pequeña construcción que uno hace de si mismo, quizá pequeña y a ratos imperceptible, pero que sí existe.
    A lo mejor esa identificación tiene que ver con la prosa, y bueno, con ese extraño acto de hacer balances a fin de año.
    Saludos señor Vian.

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales