jueves, 13 de diciembre de 2012

Moliere y Corneille lo llamaban suspensión.

"Se derretirán los glaciares 
y el mundo estará lleno de islas"


-Dime una mentira.

-¿Qué…?

-Que me digas una mentira.

-¿Con respecto a qué…?

-Da lo mismo, una mentira cualquiera…

-Mmm… Afuera está nevando.

-¿Nevando?

-Sí… nevando… todo está cubierto de blanco y la gente juega, alegre…

-¿No puede ser mejor una mentira verosímil?

-Mmm… es que es extraño…

-¿Qué cosa?

-Lo de mentir sabiendo que el otro lo pide, no creo que pueda parecer verosímil algo que ya sabes que no es cierto…

-Inténtalo.

-No. No quiero.

-¿Por qué?

-Porque siento que inclinas la conversación hacia el cerebro… la desnivelas… obligas a estar pensando durante todo el tiempo que estamos juntos…

-¿Esa es una verdad?

-Sí, una verdad.

-Pues la dijiste con la misma expresión con que dijiste la mentira…

-¿Y eso qué?

-Pues eso genera dudas, al menos… no debiese ser posible la misma expresión en la verdad que en la mentira…

-Lo dices como si fuera algo trágico…

-¿Es cómico, acaso?

-Tal vez sí… un poco… aunque te moleste…

-No me molesta.

-¿Sabías que Moliere y Corneille lo llamaron suspensión?

-¿Qué cosa?

-Al momento en que el héroe de la obra dudaba… justo cuando su destino estaba en juego…

-¿En tragedias?

-No… tanto en tragedias como en comedias… Moliere y Corneille, de hecho, lo situaban siempre a final del tercer acto…

-No creo que pueda ser lo mismo…

-es lo mismo, finalmente… lo que pasa es que tú te atoras con cualquier cosa…

-¿Me atoro?

-Sí, te atoras… como esa vez que reclamaste casi a gritos porque en el puré te salió un trozo de papa…

-¿Y qué tiene eso de malo?

-No digo que sea malo… pero es extraño… reclamar porque sale el ingrediente original y tú lo prefieres molido… ¿acaso la papa no es más verdad que el puré?

-¿Más verdad?

-Claro, más verdad… menos mentira… es un poco como a los niños que hay que esconderle las verduras o rallarles la fruta…

-Pues ahora eres tú la que no paras de pensar y utilizar la cabeza…

-No… lo digo sencillo, sintiéndolo casi…

-Lo dices como crítica, analizando mi situación…

-¿Soy como la papa en tu puré?

-¿Cómo…?

-¿Te sería más fácil si doy todo molido, como un bálsamo…?

-No veo lo malo en eso, ya te dije… ni tampoco lo falso.

-¿Sabes que va a ocurrir…? Un día una persona te va a dar el corazón, en vez del amor molido y tú vas a reclamar diciendo que es un musculo…

-¿Crees eso?

-No lo sé… digamos que lo estoy dudando.

-¿Esta es la suspensión, entonces?

-Si es o no la suspensión no es realmente lo importante…

-¿Y qué es lo importante?

-Si se trata de una tragedia o una comedia…

-¿Y qué es, según tú… tragedia o comedia?

-Depende…

-¿De qué?

-Depende si afuera está nevando…

-Pero eso es imposible.

-No, no lo era… pero ahora sí.

2 comentarios:

  1. jjeje buenísimos tus divagues...no sólo me haces pensar, sino sonreír...se agradece!
    =)

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales