martes, 12 de febrero de 2013

Voy por el farol.


Estamos experimentando problemas
con la señal de origen.

Sin embargo,
seguimos trabajando para usted.

Es cierto…
puede incluso que ya ni sepa bien
para qué seguimos.

Pero seguimos.

Y eso es lo que importa.

Y es que algo así como una consigna,
nos dirige.

Ahora mismo,
por ejemplo,
no me haga contar detalles,
pero estoy en México.

Y claro,
calculo que el sitio al que debo ir,
para que estas palabras queden en la red
es distante…

Pero acabo de decidir
que voy a hacerlo…

Y es que como decía
esta es la consigna.

Encender el farol
y apagar el farol.

A mi manera.

Ese es un ejemplo
que admiro
y que me gustaría demostrar
que es posible
de seguir.

Encender y apagar el faro
no importa lo pequeño del planeta.

Así,
alguien puede verla
de algún sitio.

No vernos a uno, claro,
pero ver el farol.

Y esas pequeñas luces,
encendidas por los otros,
a veces son más que suficientes.

Todo lo demás
es un poco plástico.

Y eso hoy confunde,
un poquito.

Voy a por el farol.

Ojalá lo encuentre.

1 comentario:

  1. Que lindo! No había visto entrada, por poco me la pierdo!

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales