miércoles, 13 de febrero de 2013

Mirando los dientes al caballo.


Miento un poco.

Es decir, no miro los dientes,
pero los palpo.

Voy de caballo en caballo
hasta detenerme en uno.

Y es que de una forma extraña
e indolora
-o prácticamente indolora-,
ese caballo me mordió.

Entonces me detengo
y nos miramos.

Poco después me subo.

Él no me quiere arriba,
pienso.

Me bajo.

Nos miramos.

No sé por qué,
pero entonces algo me impulsó
a liberar ese caballo.

O sea,
le quité las riendas.

Lo solté.

Seguramente van a ir a buscarte
y será peor,
le dije.

Él me miro, simplemente.

Seguro.

Yo soy libre,
dijo entonces, finalmente.

Y por cierto,
agregó,
esto es hermoso,
pero tampoco es tu sitio.

2 comentarios:

  1. "esto es hermoso,
    pero tampoco es tu sitio"
    .... bello

    ResponderEliminar
  2. (Escribí bello, pero quise decir potente o llegador)

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales